Baqsimi, el nuevo glucagón de administración nasal

La hipoglucemia es una complicación frecuente en pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2 que cuando cursa de forma grave el desenlace puede ser fatal si se desconoce cómo actuar.

Por regla general, el paciente diabético ya está instruido en cómo actuar en los casos de hipoglucemia por lo que se suelen detectar de antemano las diferentes causas como un exceso de actividad física, ingesta insuficiente de alimentos o el más frecuente un exceso de dosis de insulina.

No obstante, el riesgo de hipoglucemia supone una barrera fisiológica y psicológica para el paciente diabético por lo que tener un buen control y saber cómo actuar en dichas situaciones tanto paciente como cuidador da mucha seguridad.

 

¿Qué es Baqsimi?

 

Baqsimi es el primer glucagón de administración nasal lanzado en el mercado farmacéutico. Es un medicamento sujeto a prescripción médica y financiado en España por el Sistema Nacional de Salud en menores de 18 años con visado de inspección médica. Lilly es el laboratorio fabricante de este novedoso medicamento.

 

Baqsimi, el glucagón de administración nasal de Lilly

Características principales de Baqsimi

  • Polvo seco para administración nasal.
  • No se requiere inhalación, se absorbe en la mucosa nasal de forma pasiva.
  • Dispositivo nasal precargado de un solo uso con dosis de 3 mg.
  • Listo para usar. No requiere reconstitución.
  • No es necesario mantenerlo en refrigeración.

 

¿Cómo se administra Baqsimi?

 

Los pasos correctos para la administración del medicamento son:

  1. Sujetar el dispositivo sin presionar el émbolo antes de introducirlo en la nariz.
  2. Introducir en una de las fosas nasales.
  3. Presionar el émbolo hasta que la línea verde no se vea.

En los casos en los que la persona se encuentre inconsciente el cuidador debe después de la administración:

  1. Colocar a la persona en posición de seguridad.
  2. Solicitar ayuda médica inmediatamente.
  3. Si la persona despierta animarla a beber o comer algo con un alto contenido de azúcar como un dulce o un zumo de fruta.

 

Eficacia y seguridad frente a glucagón inyectable

 

Baqsimi ha mostrado en diferentes estudios una eficacia equivalente al glucagón inyectable. La concentración plasmática de glucosa en los primeros minutos de la intervención son prácticamente idénticos.

 

Gráfico Concentración plasmática de glucagón en administración con Baqsimi

La tolerabilidad de paciente es muy buena para este medicamento. A posteriori mencionamos algunas de las reacciones adversas que pueden tener lugar tanto en adultos como en niños:

  • Adultos
    • Aumento de lagrimeo (36%)
    • Irritación de vías respiratorias altas: rinorrea, prurito, congestión nasal o estornudos (34%)
    • Náuseas (27%)
    • Cefalea (21%)
    • Vómitos (16%)
  • Niños
    • Vómitos (30,6%)
    • Cefalea (25%)
    • Náuseas e Irritación de vías respiratorias altas: rinorrea, prurito, congestión nasal o estornudos (16,7%)

En un estudio de rescate simulado se comparó que cantidad de pacientes se administró con éxito Baqsimi frente a glucagón inyectable.

 

Éxito en la administración de Baqsimi vs glucagón inyectable

Baqsimi se administró con éxito por el 90% de los usuarios tanto formados como no formados en un tiempo medio de 48 segundos. En cambio, el glucagón inyectable tan solo un 15,6% por personas formadas en un tiempo medio de 1,22 minutos.

Este estudio se realizó con maniquíes simulando un caso real de hipoglucemia grave.